| menu.gif
BibliotecaBCV en TwitterBCV en YouTubeBCV en Ustream
 
Entrevista al Presidente del BCV (Dr. Antonio Casas González) en el marco de la 9° Mesa Redonda de The Economist (19 al 21-05-99)
 
ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL BCV, ANTONIO CASAS GONZALEZ, REALIZADA POR COMSTAT ROWLAND, COMUNICACIONES ESTRATEGICAS,C.A.,

CON MOTIVO DE LA 9° MESA REDONDA DE THE ECONOMIST, EL 19-21 DE MAYO DE 1999

1. ¿Cuáles son los aspectos que establecen la diferencia de la política monetaria entre el período gubernamental que finalizó en febrero y el del Presidente Chávez?

R: Básicamente, las condiciones de la economía, porque el BCV no fija políticas en función de períodos gubernamentales. En el período anterior se tuvo que enfrentar la crisis bancaria, el control de cambios y el proceso de apertura de la economía. En el actual hemos tenido que trabajar para estabilizar la economía frente a la depresión del sector petrolero y sus consecuencias para el país.

En todo caso, el objetivo final ha sido el mismo: tratar de contener el proceso inflacionario y contribuir a que el país pueda continuar efectuando sus pagos internacionales con toda normalidad.

2. ¿Qué hay de cierto en los comentarios que apuntan hacia una reducción de las emisiones de Títulos de Estabilización Monetaria y su eventual desaparición una vez se alcancen los objetivos fiscales y mejore la economía?

R: El Banco Central está obligado a actuar restrictivamente respecto al crecimiento monetario que proviene del gasto público del Gobierno y de PDVSA. Es una condición estructural de la economía venezolana. Sin duda, en la medida que disminuya el déficit fiscal y mejoren las condiciones de la economía, interpretando esto último como una modificación positiva de las expectativas de las personas, al querer estas mantener más bolívares en sus carteras la función secante de la liquidez que lleva adelante el ente emisor se verá menos presionada y en esa medida, la necesidad de emitir títulos también disminuirá. De todas formas, debe conocerse que el acumulado de TEM sube y baja de acuerdo a esas condiciones de la economía. En este momento, por ejemplo, dicho acumulado de títulos del Banco Central es alrededor de un 74% de lo que fue su nivel en junio del año pasado. Y hacia el futuro tal stock va a disminuir más en la medida que las deudas que mantienen el Ejecutivo y Fogade con el Banco Central vayan siendo canceladas con bonos de deuda pública utilizables por el BCV en sus operaciones de mercado abierto.

3. ¿Está descartada una devaluación? ¿Se continuará aplicando el sistema de bandas? Se habla de una devaluación que llevará al dólar a 680-720 bolívares. ¿Cuál es el criterio que priva para establecer el valor real del bolívar vs el dólar?

R: En el tercer trimestre del año pasado, cuando además del bajo nivel del precio petrolero y del proceso electoral que se iniciaba en Venezuela hubo que soportar la presión internacional que se creó por los eventos derivados de los problemas de Asia, Rusia y Brasil, prácticamente todo el mundo apostaba a que el bolívar se sometería a una fuerte devaluación. Esto, por el efecto que tal situación había creado sobre el déficit fiscal y la salida de capitales. En esas condiciones, las peores de los últimos tiempos, el Banco anunció, sin estridencias, su decisión de continuar honrando el compromiso adquirido con el anuncio de los parámetros de las bandas cambiarias. Y lo cumplió. La situación actual no se parece ni de lejos a la vivida en aquel momento. De tal manera que se continuará dejando fluctuar al bolívar dentro de las bandas, sin adoptar una política devaluacionista. El valor del bolívar lo irán determinando las condiciones de la economía y el Banco Central lo manejará profesionalmente, dentro de los límites anunciados.

4. Algunos analistas económicos han señalado que la entrada en vigencia del débito bancario afectará el papel de intermediación de la banca, pues muchas personas evitarán emitir cheques. ¿Comparte esa apreciación? ¿Por qué?

R: El Gobierno ha señalado que la duración de este gravamen será limitada y su alícuota de 0,5% será más baja que la utilizada en 1994. Si en aquel período no afectó significativamente la composición de los elementos del sistema de pagos, tampoco es probable que lo haga en esta oportunidad. Sólo cuando el porcentaje de retención es alto se producen incentivos para eludirlo muy temprano en el inicio de su aplicación, a través de prácticas alternativas para financiar el intercambio de bienes y servicios. La dimensión misma de la economía hoy en día, hace difícil el aumento relativo de pagos a través del efectivo, aún en el caso de que haya razones para hacerlo.

5. Se ha dicho que estamos ante un proceso sostenido de descenso de la inflación. La entrada en vigencia del IVA y el IDB, ¿no provocará un repunte inflacionario?

R: Al contrario. El IVA va a sustituir al Impuesto al Consumo Suntuario y Ventas al Mayor con una alícuota más baja y también la tasa del IDB es baja. Pero yendo más al fondo: en general, los impuestos no son inflacionarios. Si es verdad que, bajo ciertas circunstancias pueden causar un aumento de precios, dicho aumento es por una sola vez, es decir, no es recurrente. Cuando se habla de inflación, nos referimos a un proceso enfermizo de crecimiento persistente del nivel general de los precios. Es ese crecimiento continuo lo que crea problemas al sistema económico. Además, la adopción de estos impuestos está orientada por la intención de atacar el déficit fiscal, incrementando los ingresos fiscales, porque es precisamente el déficit sostenido del sector público el que acaba creando o manteniendo un proceso inflacionario.

6. De acuerdo con los estudios y análisis del BCV, ¿cuál será la inflación de este año y cuál será el promedio de las tasas de interés?

R: El Banco Central de Venezuela no ofrece prognosis sobre niveles de inflación por una razón sencilla; cualquier cifra que sea asomada por las autoridades del Instituto, será tomada sicológicamente por los agentes económicos como un mínimo, con lo cual se le crea, de entrada, un piso al proceso. Por supuesto que dentro del Instituto se utilizan modelos sofisticados para estimar los niveles de crecimiento de los precios hacia el futuro, pero son usados más para tomar decisiones técnicamente justificadas que para hacerlos del conocimiento del público. De todas formas, si no hay perturbaciones inesperadas de las variables claves de la economía, se puede prever definitivamente una desaceleración notable de este problema en 1999, y con ella, tasas de interés significativamente más bajas que las que tuvimos en 1998.

7. ¿Cuál es la situación de las reservas internacionales? Podrán incrementarse con el repunte de los precios petroleros?

R: Estamos actualmente en el entorno de los catorce mil millones de dólares, lo que constituye un nivel cómodo para un país con las características de Venezuela. Además, hemos recuperado parte de la disminución que se produjo en los tres primeros meses del año. Esa caída del primer trimestre, por cierto, fue debida más a la significativa baja de los ingresos petroleros y al cumplimiento de los compromisos de deuda pública externa que al recalentamiento del mercado, ya que, en promedio, el ente emisor ha estado inyectando menos divisas al mercado cambiario este año, que el año pasado. El incremento de los precios petroleros nos obliga a ser aún más optimistas. Todo esto que he señalado son hechos. Y en cuanto a mi percepción, creo que la masa de capitales de corto plazo que ha deseado salir del país, ya lo hizo.

8. ¿Están planteados nuevos endeudamientos o negociaciones con el FMI?

R: La visita rutinaria que ha iniciado una misión del FMI está dirigida a recabar información económica reciente sobre Venezuela, en el marco de lo previsto en el Artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI. Con ese objetivo, se analizarán una serie de aspectos económicos significativos, entre los cuales descuellan las perspectivas del sector petrolero y la evolución de sus precios y volúmenes de producción y exportación; la proyección de los ingresos fiscales y su evolución en función de los nuevos impuestos; la política de privatizaciones y la puesta en marcha del Fondo de Estabilización Macroeconómica; la política de endeudamiento y de acceso a los mercados de capitales internacionales; el cambio de perfil de la Deuda Pública venezolana y sus efectos sobre el servicio de la Deuda y la Balanza de Pagos; las políticas cambiaria y monetaria del BCV, fundamentadas en el régimen de bandas cambiarias y en la emisión de TEM para efectuar operaciones de mercado abierto, así como otros aspectos de carácter estructural que igualmente son determinantes de cualquier programa económico, tales como el gasto social en educación y salud y los subsidios fundamentales a los sectores mas pobres de la sociedad. Si el tratamiento de todos estos temas conduce a un acuerdo con el FMI, está por verse.

9. ¿Cuál es la percepción de este encuentro cara a cara entre potenciales inversionistas y representantes del Ejecutivo Nacional?

R: Llevamos varios años asistiendo a estos encuentros y la seriedad y nivel de organización que los caracteriza me permiten prever que ofrecerá una buena oportunidad para que las autoridades económicas del país expliquen su visión de lo que constituye el marco institucional dentro del cual se desenvolverá el sistema económico en el corto y mediano plazo. Hay razones para esperar que las expectativas se tornen positivas, pues se está enfrentando el déficit fiscal y las políticas monetarias y cambiarias seguirán apoyando la estabilidad interna. La visión de largo plazo también irá configurándose gradualmente. Y todas apuntan hacia el fortalecimiento de la economía de mercado, que es lo que le interesa sobremanera a los inversionistas potenciales.

10. ¿Es optimista en cuanto al flujo de inversión extranjeras? Por qué?

R: Si lo soy y por una razón objetiva: desde el mercado cambiario, que el Banco Central otea continua y cercanamente, con información a la que ningún otro agente puede acceder, hemos observado que aún durante el primer trimestre del año, de precios petroleros bajos y comportamiento prudente de los inversionistas ante la espera de que se aclarase mejor el panorama político, siguieron entrando capitales de largo plazo, para el sector petrolero y para otras áreas de la economía real. Con más razones podemos esperar que las expectativas mejoren, ahora que el Ejecutivo está dando señales definitivas de que busca la estabilidad del área económica y que, además, la sombra negativa del panorama internacional -especialmente el latinoamericano- parece irse alejando. Los esfuerzos que han emprendido los países latinoamericanos en la década de los años noventa por reformar sus economías, constituyen una influencia externa positiva para Venezuela.

 
 
bottom.gif
Estados Financieros del BCV Reconversión Monetaria Contactenos Términos y condiciones