Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El BCV seguirá siendo una institución fundamental del Estado venezolano

Fecha: 
Miércoles, 26 Enero 2000

El presidente saliente del Banco Central de Venezuela, Antonio Casas González, aseguró que en esta nueva etapa de su historia el país saldrá victorioso de los retos que los nuevos tiempos le presentan y que el Banco Central de Venezuela seguirá siendo una institución fundamental del Estado venezolano.

Al prepararse para entregar el cargo a su sucesor, Diego Luis Castellanos, la autoridad del instituto emisor expresó su complacencia por la designación "de un reconocido profesional con larga tradición como funcionario del Banco Central", y esbozó un balance de su gestión al frente de la institución desde el primero de mayo de 1994.

"Estos casi seis años de gestión han transcurrido, según la magistral caracterización del profesor D.F. Maza Zavala, bajo el signo de la emergencia. No obstante, a pesar de todas las dificultades, el balance de este período es positivo. El país cuenta hoy con un nivel holgado de reservas internacionales y la inflación de 1999 fue la más baja de los últimos 13 años".

Agregó que al asumir la Presidencia del Instituto en 1994 lo hizo convencido de que un factor clave para atender las delicadas responsabilidades que comporta la formulación y ejecución de la política monetaria del país era la existencia de una institución que contara con el respeto y credibilidad de la comunidad nacional e internacional. "Hoy en día, el Banco Central de Venezuela continúa siendo un ente autónomo, independiente y respetado moral y técnicamente, y así lo seguirá siendo en el futuro, como lo demuestra su inclusión en la nueva Constitución nacional, en la cual se ha reafirmado su necesaria autonomía y ratificado su objetivo principal, cual es la estabilidad de precios", dijo.

Casas González afirmó que el mundo de hoy está signado por lo que se ha denominado la sociedad del conocimiento. "A esta circunstancia no podemos escapar si queremos compartir los beneficios de la prosperidad, alcanzar una mejor calidad de vida y no quedar a la zaga del mundo global de hoy".

En este contexto, destacó la fructífera relación que, durante su gestión, mantuvo el BCV con las universidades nacionales a través de convenios de cooperación para, entre otros aspectos, apoyar el desarrollo de la investigación económica. Mención aparte mereció el programa educativo infantil "Los niños aprenden economía con el BCV", iniciado con la convicción de que la formación económica de niños y jóvenes, "con el fin de hacer de ellos ciudadanos comprometidos con el quehacer del país, es una responsabilidad y un esfuerzo compartido con instituciones públicas y privadas y con la sociedad en general". Añadió que este programa educativo "ha sido ejemplo en otros países y ha despertado el interés de las autoridades educativas nacionales, en beneficio de la difusión del conocimiento económico. Se trata de uno de los programas que más satisfacciones me ha producido a lo largo de mi permanencia en el Banco Central".

En el campo editorial, resaltó la reactivación de la Revista BCV y el lanzamiento de la primera publicación cultural del Instituto, la Revista BCV Cultural. "Con el relanzamiento de la Revista BCV y de los encuentros nacionales e internacionales realizados bajo su auspicio, cumplimos con la tarea, que es parte de la vida sustantiva del Instituto, de contribuir con la investigación económica, de incentivar la discusión rigurosa y elevada de los temas económicos que al país le interesan, y de propiciar la publicación de la bibliografía económica especializada. Con la Revista Cultural, "el BCV da inicio a una nueva faceta en su actividad, en un área que complementa de manera relevante lo ya realizado" en este campo "que no ha sido extraño a nuestra institución a lo largo de toda su vigencia".

También se refirió al respeto nacional e internacionalmente otorgado al Banco Central de Venezuela, "producto de su alta calidad técnica, cuya base fundamental es el personal" que en él labora. "Se trata de un grupo de trabajadores excepcional, con un promedio de antigüedad de 16 años al servicio de la institución y absolutamente identificado con sus intereses, que es lo mismo que decir los del país. La labor de cada uno, desde los obreros hasta su cuerpo directivo, contribuye al prestigio de que goza la institución". A todos ellos expresó su más profundo agradecimiento y respeto por la labor cumplida. "Los días compartidos serán para mí inolvidables, como será el honor de saber que formo parte, para siempre, de esta gran familia bancentralista".

Concluyó que este año 2000, "en el que se inicia un nuevo siglo y en el que el país entra a una nueva etapa de su historia, se celebra el sexagésimo aniversario de la creación del Banco Central de Venezuela. Son sesenta años de tradición y logros que reafirman mi convencimiento de que saldremos victoriosos de los retos que los nuevos tiempos nos presentan y que el Banco Central de Venezuela seguirá siendo una institución fundamental del Estado venezolano".